Alfonso G. BENÍTEZ BUSTOS 

Con sentimientos encontrados se despide de Oaxaca el entrenador de taekwondo Israel Salgado Arocena, quien pusiera a este deporte en los primeros planos a nivel nacional y que hoy parte a Campeche para tatar temas familiares.

Con un premio estatal del deporte a cuestas, el entrenador de origen cubano, pero ya naturalizado mexicano, lleva en el país 12 años, de los cuales, 8 son en Oaxaca, estado al que le tomó un cariño por el buen trato que tuvo y del que está muy agradecido por la oportunidad de enseñar lo que sabe hacer.

Salgado Arocena fue el artífice del buen nivel de taekwondoínes de talla internacional con aportaciones importantes para la selección nacional, pero hoy tiene que dejar todo eso atrás para un nuevo capítulo en su vida, pero con Oaxaca muy dentro de su corazón.

El entrenador de la selección estatal, siempre concentrado en su trabajo, alejado de los reflectores y las entrevistas, posicionó al taekwondo en el primer lugar del medallero estatal por varios años en la modalidad de combate, que a la par del poomsae, se convirtieron en potencia y llegaron a un tercer lugar nacional.

La modalidad de combate no sobresalía como el poomsae, pero Salgado Arocena le dio otra cara con varias generaciones de artemarcialistas que hoy, varios son profesionistas y otros más, con ingreso a la carrera gracias a este deporte.

No es una despedida, solamente un hasta luego, pues el entrenador deja las puertas abiertas en Oaxaca, además que seguirá apoyando a los artemarcialistas oaxaqueños, que aunque no esté cerca, seguirá apoyando a cada uno.

El entrenador de taekwondo Israel Salgado Arocena llegó a México a través de un convenio deportivo que realizó la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) con el gobierno de Cuba, en el año 2011.

Su primer lugar de residencia fue el estado de Campeche, donde rápidamente tuvo resultados, al lograr medallas con sus alumnos en la Olimpiada Nacional 2012. Pero, al poco tiempo hubo conflictos internos en la asociación estatal de taekwondo de esa entidad y tuvo que regresar a la Conade.

Después fue enviado al estado de Hidalgo, pero su labor como entrenador duró poco tiempo, porque el Instituto Hidalguense del Deporte declaró que no tenía los recursos económicos para pagar los servicios de los entrenadores cubanos.

A Oaxaca llegó por una solicitud que hizo la Asociación Oaxaqueña de Taekwondo (AOTKD) a la entonces Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte (Coesde), haciendo efectivo el convenio deportivo ante la Conade para que a partir del 2014, Israel Salgado Arocena cambiara su residencia para ser entrenador en jefe de la selección oaxaqueña.

Se podría decir que hoy se va uno de los mejores entrenadores extranjeros que ha tenido Oaxaca, pero que deja atrás un gran semillero de deportistas que llevan su escuela y que seguirán dando resultados para la entidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here