Omar SANTIAGO RICÁRDEZ

Luego de permanecer un mes hospitalizado por complicaciones en su presión arterial, este martes el entrenador de boxeo Tomás “La Machina” Castañeda Pérez murió y con él se acaba la triada de oro que encabezó junto a Víctor “Chocojet” Valdivieso y Samuel Díaz Ortega.

Quien llevó las riendas del boxeo profesional en la entidad desde la década de los 60 y posteriormente le regresó la gloria al sector amateur en el 2003, falleció a los 88 años de edad; le sobreviven sus dos hijos y nietos.

Castañeda Pérez nació el 13 de septiembre de 1933 en el barrio bravo de Jalatlaco y no fue sino hasta finales de los 50 que debutó en la Arena México, en lo que igualmente significó su despedida tras caer de inmediato en el encordado. Desde entonces forjó una trayectoria de entrenador que dio frutos en la llamada “época de oro del boxeo oaxaqueño”, sobre todo en la extinta Arena Oaxaca, hoy Casa de los Deportes.

“La Machina” fue conocido y recordado por ser un entrenador de varias generaciones, incluso, de leyendas como Ricardo “Finito” López, a quien lo completó en su entrenamiento en los primeros años de la década de los 90 en su gimnasio particular, el Castañeda Boxing Club, en La Experimental.

En el año 1956 fundó su primera escuela llamada Club Azteca, para 1965 obtuvo su licencia de mánager profesional y posteriormente, a su regreso de la Ciudad de México, erigió el Castañeda Boxing Club.

El 2019 fue el último año completo que le dedicó al entrenamiento en el Gimnasio Municipal de Esteban Baca Calderón, en el Infonavit 1º de Mayo. Entonces lucía ya cansado, pero las piernas aún le respondían y las caderas asomaban aún flexibilidad para hacer jabeos y fintas.

Su carácter socarrón todavía lucía y señaló entonces: “(quiero) llegar a la Navidad aquí y despedirme”; no predijo la pandemia por el nuevo coronavirus, pero la llegada del 2020 lo jubiló laboralmente para pasar todo este tiempo en su casa, allá en la calle de Cristóbal Colón, en el centro histórico de la ciudad.

En ese mismo 2019 Castañeda Pérez cumplió 26 años de actividad ininterrumpida en el Municipal, lugar donde durante este tiempo forjó decenas de púgiles tanto en el ámbito profesional, como amateur, no obstante, insistió en aquel momento, que el boxeo oaxaqueño continúa rezagado, a pesar de las reciente glorias en la Olimpiada Nacional, hoy Juegos Nacionales Conade.

“Para enseñar hay que tener paciencia y muchos no lo tienen, sólo quieren sacar el compromiso o ganar dinero, no hay amor por este deporte”, atestó a su muy particular manera.

El resto corresponde a la última semblanza realizada a Tomás Castañeda, “La Machina”, seguidor ferviente de las quinielas, admirador de Rodolfo Guzmán Huerta “El Santo”, eterno amante del ron blanco Matusalén y, en su momento, incansable asistente al “Califa” (California Dancing Club) de Tlalpan, en la Ciudad de México. La fecha, junio del 2015.

 

ADIOS A UNA ERA

“Yo tuve la fortuna de tenerlo en mi gimnasio, como siempre, muy respetuoso, fino, como su apodo lo dice, lo entrené, pero esa es una historia que todos ustedes ya conocen”, manifestó con respecto a su Ricardo “Finito” López y al señalar que son muchos los recuerdos que ha compartido con los oaxaqueños a través de los diferentes diarios y revistas de la capital oaxaqueña.

“Yo llegué aquí (al Gimnasio Municipal) un 22 de septiembre de 1993 por recomendación del entonces señor presidente municipal (Manuel) Sada Solana. Él me presentó con Carlos Castilla, director de deportes del municipio y así fue como llegué aquí, desde entonces todas las mañanas vengo a estar con estos muchachos”, dijo mientras recargaba su brazo izquierdo en una de las cuatro cuerdas del ring del Municipal.

“Yo me jubilé de Mexicana de Aviación y decidí entrenar, me decían todos que yo era para esto y aquí me tienes todavía. Ahora sólo espero dejar este puesto a una gente que verdaderamente tenga amor por el boxeo, que tenga las ganas de enseñar y no quedarme pensando en quien vendrá. Aunque sea la Navidad quiero pasar aquí y después irme a descasar, ya son muchos años lo que tengo y estoy cansado”, dijo.

 

*PELEA DE DESPEDIDA

Y aunque no ha sido anunciado, mucho menos confirmado, Tomás Castañeda indicó que unos de sus deseos es celebrar su cumpleaños, el número 82, con una exhibición de pugilismo entre sus alumnos y los de otros gimnasios de la entidad.

“Quiero que haya un buen entre, buenas peleas, con mis muchachos,  yo aquí los tengo ya listos, como siempre, y como siempre lo he dicho, listos para cualquier enfrentamiento. Nunca he dicho nada en balde, si digo que tengo peleadores, es porque los tengo”, advirtió.

*Festejo del 2015 en el Gimnasio Municipal

 

FORJADOR DE PROMESAS

A mediados de los años noventa el Gimnasio Municipal vio su primera gloria con Efrén “El Conejito” Bohórquez, de Zaachila, quien logró ser campeón estatal y de los primeros clasificados a la Olimpiada Nacional, que entonces estaba en pañales, eran las patadas de ahogado que daba el pugilismo local tras el cisma que sobrevino y que dejó al entonces Rutilo Martínez, presidente de la Asociación, fuera de la jugada.

Más tarde vinieron los debuts profesionales de Cristian Bolaños, Ezequiel Martínez y Edgar Ceballos, quienes pasaron por el encorado de Esteban Baca Calderón y más tarde en los grandes escenarios del país.

En el inicio del nuevo milenio Tomás “La Machina” Castañeda forjó lo que sería igualmente la primera medalla para Oaxaca en el boxeo de la Olimpiada Nacional con el bronce de Oliver Bohórquez, hermano de Efrén y quien, a la postre, dejó la huella y la vacante vacía por varios años, hasta la llegada del Sergio “Zarco” Chirino.

Atrás, en los años 60 y 70 quedaron las glorias, los recuerdos y los momentos de Tomás Castañeda con grandes leyendas del ring local como Eloy Morales, Francisco “Panchito” Santiago, Leo Espinosa, Raúl “Rules” Martínez López, el “Lobito” Díaz y el gran “Tigre” Zanabria, equipo con el que Oaxaca fue representado en el Campeonato Nacional de Boxeo de Puebla, en el ya lejano 1962, como ahora, suena lejano, el 2004, con su última aportación al boxeo de paga, con Miguel Ángel “Cóndor” Vásquez, quien lidió el Cinturón de Oro y fue promovido por Erick Morales, en Baja California, sin embargo, se perdió en el norte y hoy, a ultimas noticias, se sabe que es guía de turistas, su carrera en el ring, no pasó a más.

Así, el 2015 queda para Casteada Pérez como el año del adiós tanto a los encordados, como al estar a diario a cargo de jóvenes promesas, es momento –dijo– de irse a descansar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here