Omar SANTIAGO RICÁRDEZ

Familiares, amigos y autoridades universitarias despidieron, vía Internet ante la pandemia por el nuevo coronavirus, al ex beisbolista Augusto Caballero Merlín, quien falleció el cinco de abril.

Militante de la desaparecida Liga Emiliano Zapata, así como de la Ligas del Instituto Carlos Gracida y Universitaria, Caballero Merlín vistió diferentes casacas desde 1969 y logró representar a Oaxaca en un nacional de beisbol infantil bajo la dirección del cubano ligamayorista Pedro Cardenal Bomeq.

El llamado “rey de los deportes” le dio emociones, triunfos, derrotas y sinsabores, deporte que, de acuerdo a su hija Soledad Caballero Morales, lo llevó dentro de las venas hasta que el cuerpo se lo permitió.

Caballero Merlín nació el 24 de julio de 1961 en la ciudad de Oaxaca de Juárez y desde niño su madre, Consuelo Merlín Reyes, le heredó la pasión por la pelota caliente.

Jugó por primera ocasión en los campos de los terrenos baldíos ubicados a un costado de la calle Álamos, en la colonia Reforma, en donde vecinos del lugar convocaron a niños del lugar para integrar un equipo a cargo de Roberto burundanga Martínez; para 1971, por invitación de Juan Corres Augusto, formó parte del equipo de Yankees de la Liga Emiliano Zapata, con sede en el hangar del antiguo aeropuerto de la colonia que ahora lleva el mismo nombre, donde logró su primer campeonato.

En 1972 fue invitado para integrar el equipo Tigres de la Liga de Beisbol del Instituto Carlos Gracida y ese mismo año fue convocado a la selección infantil Oaxaca, que asistió a una fase nacional celebrada en la Ciudad de México.

Durante la secundaria practicó también el basquetbol y logró igualmente ser seleccionado para representar a su colegio en certámenes estatales. Durante sus estudios de nivel medio superior, en la Preparatoria número 7 de la UABJO se reencontró con Pedro Cardenal, quién, conociendo sus dotes con el bat y la manopla, lo invita para formar parte del grupo de jóvenes a los que entrenaba y que participaban en la Liga Universitaria, en la categoría de Tercera Fuerza y posteriormente en Primera con el equipo Potros de la Universidad.

Durante su tiempo libre se dedicó a la práctica del softbol en la Liga Universitaria. Su ingreso a la Primera Fuerza fue difícil, pues había jugadores experimentados, al grado de permanecer en la banca y su debut se debió a la ausencia de un tercera base titular, con lo que se ganó la titularidad y posteriormente el campeonato.

Lo anterior le sirvió para ser llamado a la selección de la UABJO, en la cual militó por dos años y medio, a la par de que estuvo en la Selección Oaxaca y posteriormente con equipos como Pemex, con el que participó en las categorías de Segunda y Primera Fuerza, conquistando seis títulos.

Por casi una década representó a Oaxaca en torneos efectuados en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas; Puebla, Veracruz, Ciudad de México y otros. Más tarde jugó con el equipo de la panificadora Reforma y disfrutó un campeonato. Más tarde fue parte del equipo Chapulines, con el que consiguió el gallardete.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here