Opinión

Omar SANTIAGO RICÁRDEZ

El jurado encargado de elegir al Premio Estatal del Deporte 2020, de nueva cuenta hace una pifia y regala el reconocimiento, dejando de lado los criterios de evaluación para entregar dicho premio que es con base en resultados y no de trayectorias.

Nueve, de los diez integrantes, hicieron ver su falta de conocimiento en el deporte para hacer la entrega, sobre todo porque tanto ganadores de años anteriores, los designados por el Incude Oaxaca y presidente de asociación, se dejaron manipular por un representante de los medios de comunicación que buscó a la fuerza poner a sus preferidos.

El integrante del jurado, que escribe para un diario local, influyó en la decisión al tomar la batuta en la segunda reunión, dejando poco margen de debate al resto, lo que es una clara injerencia en la decisión, pero también con el desconocimiento en el criterio a evaluar, esto de acuerdo con integrantes del mismo jurado que así lo confirmaron.

Los criterios a tomarse en cuenta para entregar el Premio Estatal del Deporte, son Juegos Olímpicos, Mundiales (que deben ser por clasificación y no por invitación), Juegos Panamericanos, Centroamericanos y Juegos Nacionales, antes Olimpiada Nacional; mismo caso aplica para el deporte adaptado.

En esta ocasión, se olvidaron los puntos mencionados, pues se otorgó el premio a Gilda Hernández, para-ciclista que fue a un mundial de invitación, es decir, sin clasificación previa y que solo con tener el recurso podría participar, además de no ser seleccionada nacional.

En el caso de William Arroyo, sus méritos son más que conocidos para ganar, sin embargo, se dejó fuera la propuesta de las tres jugadoras de basquetbol en silla de ruedas que fueron a Juegos Para Panamericanos y que jugaron casi todos los partidos de la justa, siendo base de la alineación del entrenador y con llamados a selección en diversas ocasiones.

En el caso de entrenador, el mérito deportivo de Arturo de Jesús Chávez Ramírez, es que fue al preolímpico de luchas asociadas rumbo a Tokio, clasificando a deportistas para la máxima justa deportiva amateur a nivel mundial, este mismo año, pero se nombró a Israel Salgado Arocena, que si bien es cierto ha tenido resultados con aportaciones a seleccional y logros para el estado, todavía no era su momento, pero el flamante jurado se fue más por la trayectoria más que comprobada.

El Premio Estatal del Deporte es por resultados, en este caso de octubre de 2018 a octubre de 2020, no por trayectorias, algo que el jurado no tomó en cuenta para entregar el Premio.

Solamente tuvieron el acierto de declarar desierto el rubro de Impulso, Fomento y Protección a la práctica deportiva, pues de las dos propuestas, ninguna era merecedora de la distinción.

A esperar otro año para que la coherencia de un nuevo jurado desgine a posibles ganadores con base en un criterio imparcial, sin interéses y con objetividad para entregar la distinció, misma que por años, se ha regalado en Oaxaca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here