Omar SANTIAGO RICÁDEZ

Luego de que paulatinamente atletas regresan a ejercitarse diariamente en diversos puntos de la entidad, el cerro del Fortín y sus inmediaciones representan peligro constante, pues la inseguridad se mantiene, mientras elementos de seguridad pública –estatal o municipal– no hacen presencia.

Recientemente en redes sociales se dio a conocer que dos individuos asaltaron a dos mujeres que corrían por el lugar como parte de su actividad física; la nula presencia de policías permitió que los asaltantes hurtaran sin problemas.

Desde hace varios años  deportistas se han quejado de los constantes asaltos, aunado a que la mancha urbana rodeó ya el cerro del Fortín, que permite que la delincuencia se pierda entre las casas.

Deportistas de todas las edades han sido afectados al ser despojados de teléfonos celulares, relojes, incluso, hasta de tenis, sin que hasta el momento la autoridad que dirige ahora Oswaldo García, dé una solución.

En junio del 2018 se informó que un ciclista que acudió a la zona a ejercitarse le fue hurtado el vehículo; hasta el momento, no hay solución.

Por ello se conformó un grupo de seguridad denominado Caminantes del Fortín, con el fin de evitar que la delincuencia aumente; se desconoce si el grupo aún continúa activo.

Las escaleras y el parque del cerro del Fortín son los escenarios preferidos por los deportistas, sin embargo, lo solitario de la zona permite luz verde a la delincuencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here