Alfonso G. BENÍTEZ BUSTOS

El deporte a nivel mundial se ha visto afectado por la contingencia por Covid-19 y aquí en Oaxaca otro de los sectores severamente aquejados es el de los árbitros, de cualquier disciplina, pues muchos dependen de esta actividad para solventar estudios o mantener a la familia.

En el caso específico del futbol llanero, existe un grupo de 60 nazarenos comandados por René López Morales y José Alfredo López Cruz, quienes han implementado estrategias para apoyar a compañeros que requieren de apoyo ante la falta de trabajo por nula actividad en las diferentes ligas.

José Alfredo López Cruz, juez de línea de Primera División, dijo que cuentan con un grupo de Whatsapp con el que se mantiene en constante comunicación y dando ánimos a silbantes, además de conocer la situación real y actual de cada uno.

“Estamos al tanto si algún compañero necesita algo; hasta ahorita no hemos llegado a una situación crítica de que alguien necesite algo, pero en el momento que alguien lo requiera tenemos una caja de ahorro en la que semanalmente dejamos una cantidad para uniformes nuevos que van saliendo o algún otro aditamento, pero quedamos que, si algún compañero lo requiere, se puede tomar ese dinero”, comentó.

Abundó que la situación actual es difícil en las divisiones inferiores, pues sus compañeros no están percibiendo un salario mensual, no obstante, es el sector amateur el que resiente más la realidad, ya que muchos viven de esta actividad y hoy no hay trabajo, todo está varado.

“Con toda la confianza se pueden acercar, entendemos lo que se está viviendo, la mayoría tenemos un trabajo y hasta ahorita, por fortuna, en casi un mes sin actividad, no se ha requerido echar mano de este fondo”, aseguro el originario de la región del Istmo de Tehuantepec.

El silbante del sector profesional recuerda que inició su trayectoria en los llanos y aún hoy tiene la oportunidad de asistir y convivir en la cancha donde pasó buenos momentos, por lo que aprovecha el contacto para regalar aditamentos como tarjetas u otros implementos, por eso llevar a cabo el acuerdo de apoyo en contingencia no le es ajeno.

“Lo puedo hacer y lo seguiré haciendo mientras tenga la oportunidad. Como ser humano te llega al corazón y con lo que puedas hacer, más por la situación, es suficiente. Yo creo que es una lección de vida lo que nos está pasando y cuando esto termine tenemos que ser mejores personas, seres humanos, padres de familia y si no lo hacemos no sé qué nos tiene que pasar para hacer un cambio en nuestra vidas”, subrayó.

El bandera asegura que extraña los viajes y silbar en las canchas, pero por ahora es momento de quedarse en casa y disfrutar en la mayor medida a la familia, algo que añoraba.

Por ahora el grupo de árbitros al que pertenece no se han manifestado de forma abierta para pedir apoyo, pero –indicó– se mantienen unidos y en el momento que sea necesario alzarán la voz en beneficio del arbitraje.

El grupo de silbantes entrena en línea las reglas de juego y la parte física en casa con diferentes horarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here