Omar SANTIAGO RICÁRDEZ

Más de la mitad de su vida la ha dejado en la lona. Ahí donde forjó un nombre, una leyenda y hoy ser una referencia del pancracio oaxaqueño. El resonar de su mote sigue vibrando en las arenas locales y nacionales. José Antonio Alcántara Vásquez, “El Challenger”, el reto vivo del encordado que durante los últimos 22 años ha moldeado figuras como “Lalo el Loco” o “Endeavor”, por mencionar.

Con 56 años a cuestas, “Challenger” ha dedicado 40 enteramente a la lucha libre profesional y de ellos 22 a la instructoría en el Gimnasio Municipal, el predio de Esteban Baca Calderón, en el Infonavit 1º de Mayo.

Al cumplir las cuatro décadas consagradas a una de las disciplinas más queridas y acogidas por el pueblo mexicano, Alcántara Vásquez convivió en el Municipal con alumnos, ex alumnos, amigos y familiares, en lo que representó un breve descanso, pues al siguiente día la jornada siguió de manera normal; el conteo, las llaves y el lapso de indicar que, como y cuando realizar determinada acción para llegar a ser un astro de la lucha libre, del espacio rodeado por tres cuerdas y cuatro esquineros, de manera tradicional.

“Fue un gusto enorme que me acompañaran amigos, familiares, alumnos y ex alumnos con motivo de cumplir 40 años en la lucha libre profesional”, comentó brevemente el luchador e inseparable amigo de otra leyenda local: “Red Demon”, quien veía bajo el ring el cariño con el que se acercaron sus alumnos para felicitarlo.

“Ha sido una gran satisfacción estar en la lucha y forjar luchadores. De aquí, a lo largo de 22 años que tengo como instructor en el Gimnasio Municipal, han llegado a destacar los que ahorita encabezan las carteleras y que son de la primera generación que salió en 1998; los actuales ya están destacando en la lucha libre y hacemos realidad el lema del Gimnasio, que dicen que aquí es la cuna de los campeones, donde se forman y nacen las estrellas de la lucha libre oaxaqueña”, manifestó.

Entre los nombres más destacados que ha formado “El Challenger” están “Vuelo Espacial”, “Endeavor”, “Challenger Júnior”, “Fantasma Júnior” y “Lalo El Loco”, mientras que de los de nueva generación se encuentran “El Challengercito”, “Diosa Quimera”, “Black Venom”, “Tamus”, “Rey Pegaso”, “Gravity”, “El Profeta”, “El Jinete Sureño” y “Alma Suicida”.

José Antonio indicó que hoy la lucha libre oaxaqueña está en crecimiento, pues son más los carteles los que vienen a presentarse y cada uno representa una oportunidad para los gladiadores locales.

“La lucha libre, ahorita va en crecimiento, está en auge, están funcionando tres arenas, vienen a trabajar aquí las dos empresas más grandes de México y a nivel local también hay actividad”, precisó al subrayar que los luchadores oaxaqueños son grandes exponentes que dan batalla férrea los foráneos.

 

NO LE PUEDO FALLAR

A LA INFANCIA

“Hay ‘Challeger’ para rato. Ya mi familia no me la cree cada vez que les digo que ya me voy a retirar, algo surge y me sigo quedando. De hecho, hace 22 años, cuando pensaba irme y retirarme, pero mi hijo me manifestó su deseo de aprender y ser luchador profesional, él venía de la lucha olímpica, y dije: si quiero que mi hijo salga bueno tengo que ser yo el que le enseñe, y me quedé, por enseñarle a él me quede otros 22 años”, recordó al tiempo que, por un momento, suspiró para proseguir con lo que, talvez, podría ser su legado.

“Ahorita no puedo abandonar los sueños infantiles, son pequeños aficionados que llegan aquí con la ilusión de algún día ser luchadores y llegar a ser como su ídolo, al que van a ver a las arenas. Llegan aquí y yo me encargo, con el paso del tiempo, de hacer realidad sus sueños, entonces, ahorita, no puedo abandonar esos sueños, que me disculpe mi familia, pero no puedo cumplir mi palabra que había yo dado de que al cumplir 40 años de tajo cortaba yo todo, no puedo abandonar esos sueños infantiles”, refirió.

Hoy “El Challenger” cuenta con 30 alumnos infantiles y juveniles, tanto varones como mujeres, a quienes cada tarde se encarga de instruir en el arte de la lucha libre.

“Quiero agradecer a todas las personas que han estado apoyándome siempre, a mi familia, que ha estado a mi lado, no me dejan, saben que esto es parte de mi vida, más de la mitad de mi vida la he dejado en un ring”, completó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here